-"A veces un mal día lleva una carga de virtudes escondidas en su interior. El mérito está en saber descubrirlas y saber transformar la tragedia de un mal día en un triunfo. Es una labor que me ha costado años, la labor de mantener el inconformismo como bandera, con honestidad y honradez. Hace falta algo más que un instante injusto para quedar derrotado. Al final, después de todo, me siento afortunado de no haber tenido una vida fácil y asentada.

Estos son mis colores, mi ADN, lo mejor que puedo ofrecer a quienes me apoyan, me alientan y me siguen en cada carrera. Vosotros formáis parte de mi ADN. Hacéis que me sienta imparable, invencible"-.

Simplemente, gracias.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© www.albertllovera.com